miércoles, 11 de julio de 2007

MORFOLOGIA

1. DEFINICIÓN

Es la rama de la
linguística y parte de la gramática que estudia la estructura interna de las palabra para delimitar, definir y clasificar sus unidades.

Tenemos varios conceptos de diferentes escritores:

M. Pruñonosa entiende a la morfología como un amplio abanico de trabajos como el estudio de la estructura de la palabra, por tanto, centra su atención preferentemente sobre los elementos formantes de una palabra, las relaciones entre los mismos, y las propiedades que derivan de su articulación en un resultado final que es la palabra.

Para E. Martínez; la morfología es una disciplina lingüística que se ocupa del estudio de la estructura de la palabra y de las relaciones que se producen en el seno de ésta.

En la morfología existen 2 conceptos-clave: la palabra y el morfema. El primero pertenece a nuestro acervo léxico habitual y el segundo concepto es de carácter técnico y está en la jerga de los especialistas en gramática y en morfología (J. C. Moreno).



2. ETIMOLOGIA

La palabra morfología deriva de 2 voces extranjeras: "Morphe", que significa "forma" ; y "Logos", que significa "palabra".

3. LOS MONEMAS

Un monema es una secuencia de fonemas (o una transformación abstracta de fonemas) que provocan cambios sistemáticos regulares de significado, allí donde se añade o aplica y es mínima en el sentido de que no puede ser descompuesta en significados regulares más simples.

Una definición clásica y no tan explícita es que un monema es la unidad mínima significativa del lenguaje o de la primera segmentación o articulación. Informalmente se dice que son también las unidades mínimas que componen la palabra en la gramática.

4. TIPOLOGIA Y CLASIFICACION DE LOS MONEMAS

La condición de minimalidad semántica, hace que los monemas, como unidades abstractas, no puedan dividirse en partes que tengan contenido semántico, aunque sí pueden descomponerse generalmente en otro tipo de unidades menores como los fonemas, que no tienen interpretación semántica pero sí interpretación y realización fonética.

En todas las lenguas existen monemas que se realizan como una secuencia de unos pocos fonemas, que se añaden a las palabras o secuencias de lexemas y morfemas. Este tipo de monemas que se realizan como secuencias contiguas de fonemas, se llaman monemas segmentales.

Algunas lenguas, como por ejemplo, las lenguas semíticas tienen, además de morfemas segmentales, procedimientos más complejos que la simple adición de afijos o desinencias. Estos monemas no segmentales se realizan, por ejemplo, mediante la variación del esquema vocálico de la palabra o la aplicación simultánea de fonemas al principio y final de otra secuencia, en algunas ocasiones a este tipo de monemas se les llama morfemas discontinuos.

4.1. CLASES DE PALABRAS SEGÚN SUS MONEMAS

Atendiendo a los distintos tipos de monemas que pueden componer una palabra, estas pueden clasificarse en distintas clases:

a. Simples: Un sólo lexema o un morfema independiente. Ej: cocodrilo: lexema; en:morfema independiente.

b.Derivadas: Un lexema más morfemas derivativos o afijos. Ej: avion-eta: lexema+morfema

b.1. Derivativo compuestas: dos o más lexemas. Ej: motocarro: lexema+lexema. Al formar una palabra compuesta, tenemos que tener en cuenta que unimos las palabras y ,en parte,los significados, pero el significado final no equivale a la suma de los significados parciales, sino que se refiere a una realidad nueva. Se suman significados lingüísticos, no referentes. También hay que tener en cuenta que muchas palabras compuestas se han formado partiendo de lexemas latinos y griegos, para referirse a nuevas realidades que no existían ni en tiempos de los griegos ni de los romanos. Ej: tele+visión: lexema+lexema.


parasintéticas: Hay dos conceptos diferentes de parasíntesis, que no guardan relación entre sí.
Dos o más lexemas más morfemas derivativos o afijos. Es decir, es la suma de composición más derivación. Ej: baloncestista: lexema+lexema+sufijo. Prefijo más sufijo que se necesitan obligatoriamente. No exite la palabra formada por el prefijo más el lexema, o el lexema más el sufijo.Ej: engranaje: prefijo+lexema+sufijo, sin que exita engrano ni granaje. Clasificación Hay dos tipos de monemas según la autonomía y la capacidad de ser interpretados semánticamente:


EL MORFEMA
Gramaticalmente, morfema es un
monema dependiente, es decir, la unidad mínima del lenguaje dependiente y con significado. El morfema constituye la parte variable de la palabra, así decimos que, gramaticalmente, la palabra aúna dos tipos de monemas: lexemas y morfemas. El morfema aparece siempre asociado al lexema y ambos pueden descomponerse en unidades menores: los fonemas que no tienen significado gramatical pero sí significao fonético (suenan pero no significan).


Características de los morfemas.

a. Son unidades mínimas con significado.
b. No tienen autonomía gramatical; deben aparecer siempre afijados a un tema o una palabra.
c. Su significado es relacional, no léxico.
d. Son unidades aislables mediante contrastación con otras palabras o temas que también los presentan.
e. Se pueden realizar fonológicamente de diversas formas según el contexto morfológico. Esas diversas formas de un mismo morfema se denominan alomorfos. Por ejemplo, el morfema afijal del plural (e)s puede realizarse de 3 formas diferentes: mediante el fonema /s/, mediante la sílaba /es/ y mediante un morfema cero.
f. Se pueden clasificar de acuerdo con su posición respecto del tama en: prefijos, sufijo, infijos o circunfijos.
g. Pueden ser flexivos o derivativos. Los morfemas flexivos se afijan a temas para obtener palabras y los morfemas derivativos se afijan a temas para obtener nuevos temas, que servirán de base para la formación de nuevas palabras.

CLASIFICACION

Construcción de palabras con dos tipos de monemas, el lexema "gat-" y sus morfemas flexivos.
De acuerdo con el grado de anexión a la palabra los morfemas pueden dividirse en:
· Morfemas independientes o

clíticos, que admiten cierta independencia fonológica del lexema. Este tipo de morfemas permiten la inserción entre él y el lexema de otros morfemas y palabras, no provocan ciertos cambios fonéticos evidenciando la presencia de una barrera para dichos cambios, etc. En español estos morfemas indpendientes o clíticos estan formados por elementos como los determinantes, las preposiciones y las conjunciones, etc.
- Morfemas dependientes o ligados, van unidos o fusionados a otro monema para completar su significado. En ciertos casos provocan cambios de acento, cambios fonéticos en los fonemas adyacentes y sólo pueden aparecer en un orden secuencial concreto no permitiendo la interposición de ciertos elementos entre ellos y la raíz o morfema adyacente. Hay dos tipos:
o
Derivativos: añaden matices al significado del lexema, estos matices y significados derivados son sistemáticamente relacionables a partir del significado del lexema si se comprara el mismo morfema actuando en diferentes campos semánticos. Generalmente estos morfemas están más cerca de la raíz que los morfemas flexivos.
o
Flexivos: marcan relaciones gramaticales y accidentes gramaticales
entre los diferentes participantes de una acción verbal o expresión nominal. No comportan un cambio de significado referencial básico, y generalmente entre ellos y el lexema básico se interponen otros morfemas de tipo derivativo. En español por ejemplo, este tipo de morfenas son los encargados de marcar en el nombre y el adjetivo el
género y número y en el verbo indican tiempo gramatical, modo, persona, número, etc.

MORFEMAS GRAMATICALES
Los morfemas gramaticales son las unidades que constituyen la parte variable de la palabra y son las responsables expresar relaciones gramaticales y que no alteran el significado referencial básico de una palabra. Usualmente no son autónomos y su aparición no es facultativa sino que está sujeta a restricciones gramaticales. Estos morfemas expresan relaciones o accidentes gramaticales como:

Género y número


Hay una clase especial de morfemas que sirven para indicar propiedades gramaticales de la palabra. Por ejemplo, en español, por ejemplo, la mayoría de las palabras tienen un morfema que indica el género (masculino o femenino) y otro que indica el número (plural):



Morfemas verbales

Otro ejemplo son los morfemas del verbo. En español, los verbos indican tiempo, persona y número el pasado usando morfemas. A continuación aparecen los morfemas de persona y numero:

Morfemas derivativos
Los morfemas derivativos en español además pueden clasificarse en:
Prefijos.- Cambián el significado de la palabra anteponiéndose al lexema a menudo tienen origen griego o latino.

Por ejemplo:
la palabra sentimentalidad
puede dividirse en varios pedazos:
sentimental- -idad
sentiment- -al
senti- -miento


Cada división se puede justificar por dos razones. Los pedazos de la izquierda existen, a veces un poco modificadas, como palabras independientes:

sentimental --> sentimental
sentiment --> sentimiento
sent --> sentir


Por otro lado, los pedazos de la derecha aparecen en otras palabras también:

idad --> fatalidad, totalidad, mentalidad, etc.
al --> mortal, vital, estatal, etc.
miento --> crecimiento, enfrentamiento, encantamiento, etc.

Cada uno de los pedazos de las palabras se llaman morfemas (idad, al, miento, sent).

·
Sufijos.- Cambián el significado de la palabra posponiéndose al lexema.
Como no todos los sufijos tienen un valor semántico clara, o no es posible atribuirles un significado en absoluto, he decidido hacer la clasificación atendiendo al cambio de categoría gramatical que producen.

A) Sufijos que dan lugar a sustantivos a partir de sustantivos:
-al: viveral
-ero, -era: vivero
-ista: viverista

B) Sufijos que dan lugar a sustantivos a partir de adjetivos:
-ancia, -encia: convivencia vivencia sobrevivencia, reviviscencia
-dad, -edad, -idad, -tad: vitalidad
-ez, -eza: viveza
-ismo: vitalismo

C) Sufijos que dan lugar a sustantivos a partir de verbos:
-enda: vivienda, infravivienda
-ción, -ición, -ación, -sión: vitalización, revitalización, reavivación, vivificación, revivificación
-miento, -amiento, -imiento, -mento: avivamiento, reavivamiento

D) Sufijos que dan lugar a adjetivos a partir de nombres:
-al: vital, vidal
-ista: vitalista

E) Sufijos que dan lugar a adjetivos a partir de verbos:
-able, -ible: vivible, invivible
-ante, -ente: revitalizante, conviviente, viviente, sobreviviente, vivificante, reviviscente
-dor, -ador, -edor, -idor: vividor, avivador
-ado, -ido: desvivido, vitalizado, revitalizado, desvitalizado, reavivado, vivificado, revivificado, revivido, vívido, avivado.

F) Sufijos que dan lugar a adverbios:
-mente: vivamente, avivadamente

G) Sufijos que dan lugar a verbos:
-ar: avivar, reavivar
-ificar: vivificar, revivificar
-izar: vitalizar, desvitalizar, revitalizar
·
Infijos.- son elementos átonos sin contenido semántico (carecen de función gramatical y significativa). Sirven para unir el lexema y el sufijo de algunos derivados de una manera no cacofónica.
Podemos encontrar dos tipos de interfijos:
· De carácter antihiatico: para evitar la formación de hiatos. Ejemplo: Cafecito para evitar la formación de un hiato en cafeito.
· De carácter diferencial: para distinguir entre dos palabras de significado distinto. Ejemplo: carnicero (persona) para diferenciarlo de carnero (animal).
Ejemplos:
PanaderíaPan- Lexema.-ad- Morfema dependiente derivativo infijo.-ería Morfema dependiente derivativo sufijo.
Libr- Lexema, puede anexar morfemas como:-o-s Morfemas dependientes flexivos de masculino y plural-eta Morfema dependiente derivativo sufijo.-ería Morfema dependiente derivativo sufijo.-ito Morfema dependiente derivativo sufijo.-eto Morfema dependiente derivativo sufijo.
En el vocablo leonas, el monema leon conlleva el significado y es llamado
lexema, mientras que los monemas -a y -s son llamados morfemas dependientes de género femenino y morfemas dependientes de número plural respectivamente, y no significan nada sino en unión del lexema al que acompañan.
En el vocablo aleonado, el morfema a- es un prefijo que sí conlleva un significado

LEXEMAS

Se denomina lexema al monema que posee un significado autónomo e independiente y constituye la parte invariable de una palabra. (No es exactamente invariable, porque puede haber alomorfos; poder y puede ilustran este aspecto.) También es denominado raíz. Hay dos tipos de lexema:
· Independientes: Son aquellos que no van unidos a otro monema:
azul, árbol, leche. (Algunos lingüistas insisten, de todos modos, que estas palabras también tienen sufijos cero o sufijo -e en algunos casos.) Casos más claros de lexemas sin afijos son: las preposiciones en español como para y con, las conjunciones como y y que, y los números como dos y cinco.
· Dependientes: Son aquellos que van necesariamente unidos a otro monema. La primera parte de las siguientes palabras es el lexema (raíz): pat-o, am-a-r, cam-a.
Este lexema es técnicamente un morfo pero al ser el único integrante de su clase de equivalencia, lo podemos clasificar igualmene como morfema. En muchas lenguas constituyen casi siempre la única parte invariable, autónoma y de significado referencial más concreto. En lenguas que además de afijación y adición de desinencias tienen otros procedimientos morfológicos la forma básica del lexema puede no ser unívocamente determinable. En la mayoría de las lenguas el lexema es una secuencia fija de unos pocos fonemas que no varía por más que se añadan nuevos morfos a esa secuencia para crear significados derivados. Sin embargo, en lenguas con morfos que no son afijos, como las
lenguas semíticas, los lexemas son "esqueletos" de 2 o 3 consonantes entre las cuales se insertan vocales. Estas vocales entran en forma de esquemas pradigmáticos y son un ejemplo de morfo dicontinuo (en este tipo de lenguas los lexemas también son de hecho discontinuos, es decir, no forman una secuencia de fonemas consecutivos).
Los lexemas forman la mayor parte del léxico de una lengua, su número es siempre muy superior al de fonemas, y en principio se considera una clase abierta. Es decir, forman un conjunto susceptible de ser ampliada con nuevos
préstamos léxicos u otros precedimientos creativos para designar nuevos conceptos o realidades.
Ejemplo:
Niñas : lexema niñ
Utilizar : lexema util
Características de los lexemas.

a. No son unidades mínimas. Todo lexema consta al menos de un tema y posiblemente algún morfema.
b. Tienen autonomía morfológica, fonológica y sintáctica.
c. Su significado es léxico.
d. Se manifiestan siempre en una forma morfológicamente determinada (por ejemplo en singular o plural, en masculino o femenino).
e. Son unidades completas o cerradas, a diferencia de los temas o morfemas, que son unidades incompletas o abiertas.

MORFO DE UN MORFEMA
Vamos a entender por morfo la realización fonológica de un morfema. Por ejemplo, en “bondades” la sílaba es realiza fonológicamente el morfema PLURAL. No podemos identificar el morfema PLURAL con la sílaba es sencillamente porque en muchos casos un mismo morfema puede realizarse fonológicamente de diversas formas (por ejemplo, en “casa+s” observamos que la s final es una realización fonológica del mismo morfema PLURAL). Decimos, por consiguiente, que s y es son alomorfos de un mismo morfema
Los
alomorfos son las diferentes realizaciones fónicas de un determinado morfema. Por ejemplo, en español el plural puede realizarse como -s o -es, estas dos formas son por tanto alomorfos del morfema de número plural del español. También son alomorfos: -ble y -bil como en imposible e imposibilidad o nece- y neci como en necio y necedad. Un alomorfo es cada uno de las diferentes formas o realizaciones fonológicas que puede tener un morfema abstracto. Estrictamente la realización fonológica concreta de un morfema se llama morfo, cuando existe más de un morfo para el mismo morfema entonces usamos el término alomorfo.
Ejemplos
En inglés (británico) el morfema de pasado en los verbos regulares tiene tres formas o alomorfos según la terminación fonológica del del verbo:
1. /-id/, como en devoted [divoutid] 'consagrado, dedicado a'.
2. /-d/, como en blamed [bleim] 'censurado'.
3. /-t/, como en picked (out) [pikt] 'escogido'.
En
latín el morfema de caso dativo en plural, tiene cinco alomorfos (siendo los tres últimos poco frecuentes):
1. /-īs/, como en fēminīs 'para las mujeres'.
2. /-ibus/, como en hominibus 'para los hombres'.
3. /-ubus/, como en tribubus 'para las tribus'.
4. /-ēbus/, como en rēbus 'para las cosas, para los asuntos'.
5. /-ābus/, como en servīs et servābus 'para los esclavos y las esclavas'.
También puede suceder que un mismo morfo sea la realización de diferentes morfemas, así por ejemplo los casos anteriores del latín son morfos que represetan tanto el morfema de
caso dativo-plural como el morfema de caso ablativo-plural, es decir, ambos morfemas tienen la misma realización fonológica.
En
serie el infinitivo tiene dos alomorfos supletivos: iha- (y a veces un cambio en la vocal que sigue) con verbos transitivos e ica- con verbos intransitivos. El prefijo para sujeto de primera persona singular también tiene dos alomorfos supletivos: h- con verbos transitivos y hp- con verbos intransitivos.

Morfo cero
Un tipo de morfo intersante es aquél que no tiene realización fonémica audible. La consideración de esta ausencia de contenido fónico como una relación, con frecuencia ayuda a hacer más sencillo y sistemático el análisis morfológico, ya que el hecho de que un determinado morfema no tenga realización fónica no impide considerarlo un miembro de pleno derecho de la clase de equivalencia que forma el morfema sobre la base de relaciones paradigmáticas sistemáticas.
Un ejemplo de esto lo encontramos en español en la palabra atlas. Aquí el morfema de número no está presente, y esa es precisamente la razón por la cual el número es singular.

Morfemas amalgama, morfema cero y morfemas discontinuos.

Acabamos de ver que hay veces en que en un mismo morfo aparecen mez­clados inse­pa­rablemente dos o más morfemas: en amé no podemos se­parar en la -é un morfo para la noción de "tiempo pasado", otro para la de "aspecto perfecti­vo", otro para la de "primera per­sona" y otro para la de "singu­lar" y varios conceptos gramaticales más, como sí podemos ha­cerlo (en par­te) en am-a-ba-s. Un único morfo "co­bija" dentro de sí a varios morfemas. A estos morfos que dan forma a varios morfemas se los llama (morfos) amalgama o morfos "porteman­teau" (con la pa­la­bra francesa que significa 'perchero').

También hemos visto que un morfema puede realizarse por medio de la ausencia de morfo . A estos morfos se los suele llamar morfemas cero o mor­fe­mas ø. Esto es habitual en español, donde el plural cuenta gene­ralmen­te con morfos "ll­e­nos" (=no ce­ro), mientras que el singular se repre­senta sis­temá­ticamen­te por medio de morfemas cero: libroø / libros. Pode­mos, pues, decir que un morfema cero es la ausencia significativa de un morfema. Que no haya un morfo implica la existencia de la oposición con un morfema que puede apare­cer en esa posición.

Otra curiosidad con la que nos podemos encontrar es el hecho de que hay morfemas representados por dos morfos separados. Si tomamos las formas de cualquier verbo español, nos daremos cuenta de que existen tiempos que quedan señalados por un morfema final (amaste, amabas, amarás, amarías...) y otros que cuentan con un morfema delante del lexe­ma y otro tras él: has amado, habías amado, etc. Algo parecido sucede con ciertos morfemas deriva­tivos: adormecer, abastecer, enjaular, empapelar, etc. que forman derivados de dor­mir, bastar, jaula y papel. En todos estos ejemplos no hay dos morfe­mas que "colaboren" para crear la palabra de que se trate, sino uno solo, dividido en dos partes. A este tipo de morfemas se los conoce como morfemas discontinuos.




No hay comentarios: